X

El entrenamiento neuromuscular educa tus rodillas para prevenir lesiones

14 octubre, 2016

Entrenamiento neuromuscular para rodilla

Es estremecedor, repasando datos para escribir este post, soy de nuevo consciente de la gran cantidad de lesiones en los deportes de equipo. Os cuento un ejemplo: existe un trabajo publicado hace ya años donde se especificaba cómo el 47% de los futbolistas profesionales del Reino Unido llegaban a retirarse por una lesión crónica o aguda, siendo las articulaciones más castigadas las rodillas y los tobillos. Si estos datos de abandono son recogidos en deportistas profesionales, imaginemos qué ocurre cuando las lesiones se vuelven crónicas y no se curan en deportistas amateurs.

Ahondando en el tema, os comparto un artículo sobre un estudio epidemiológico reciente que analiza las características de las lesiones que sufren los jugadores profesionales de fútbol en España, realizado por investigadores de la Universitat Jaume I de Castellón y a University of Exeter (Reino Unido); el estudio concluye que el riesgo de lesión de los futbolistas es doce veces superior en competición que durante las sesiones de entrenamiento en los jugadores de la LFP. No os digo más.

El concepto de entrenamiento neuromuscular

Son numerosos las metodologías, sistemas y equipamientos existentes para el desarrollo del entrenamiento deportivo. Desde hace algunos años, hemos visto como se ha ido desarrollando el concepto de «entrenamiento neuromuscular», cuyo objetivo es diseñar las sesiones de entrenamiento de la manera más cercana a la realidad de la competición.

El llamado Integrative Neuromuscular Training ha sido desarrollado de forma completa por los médicos estadounidenses Greg Myer y Timothy Hewett. El principio de esta idea está basado en el trabajo de fuerza y equilibrio para conseguir un buen control corporal y evitar la producción de lesiones articulares, en especial las de la rodilla.

Lo que se propone es trabajar la fuerza bajo situaciones de inestabilidad, pues es como se necesita de forma habitual en la competición, producida casi siempre en forma de contacto: empujones, bloqueos, agarrones, etc. La idea fundamental de ambos especialistas es educar el cuerpo para estar preparados ante cualquier situación de emergencia y evitar así la producción de una lesión.

Entrenamiento neuromuscular y rendimiento deportivo

En ReSport hemos tenido la oportunidad de colaborar con los especialistas americanos y con la profesora Azahara Fort en diferentes publicaciones científicas. De hecho, nuestra aportación ha estado centrada en acercar el entrenamiento neuromuscular hacia una mayor funcionalidad, no sólo para prevenir lesiones sino para aumentar el rendimiento deportivo.

Por otro lado, está el desarrollo de las habilidades específicas de cada deporte. Por ejemplo: los ejercicios de estabilidad de tronco (core stability), son desarrollados habitualmente en posición de decúbito (estirados). La pregunta sería: ¿en qué situaciones el deportista necesita estabilidad de tronco y por tanto corporal estando estirado en el suelo? La respuesta a mi juicio es clara: prácticamente nunca. Es necesario trabajar la fuerza de tronco estando de pie y a la vez que se desarrolla gran tensión tanto en brazos como en piernas, pues dicha situación se acerca mucho más a la realidad del deporte.

¿Dónde puedo realizar entrenamiento neuromuscular?

Para poder desarrollar este tipo de trabajo, en ReSport conjugamos la metodología, la tecnología y el conocimiento suficiente para acercar las necesidades del entrenamiento a la competición. Nuestro objetivo es que el deportista sienta cómo la funcionalidad del ejercicio va a mejorar su rendimiento deportivo, aumentando su compromiso con el entrenamiento. Esta es una buena clave para el éxito.

¡Nos leemos en el próximo!

RS_generico
Escrito por el Equipo ReSport.

Resport Clinic está formado por un equipo completo de especialistas centrados en tratar y resolver las lesiones por sobreuso o por un traumatismo de deportistas profesionales o amateurs.

Nuestro equipo está formado por nutricionistas deportivos, preparadores y readaptadores físicos, osteópatas, podólogos, expertos en dolor y anestesia, y fisioterapéutas.



Compártelo en redes: