La Acción Muscular Excéntrica; características principales.

Introducción

El uso de programas de entrenamiento de orientación excéntrica, especialmente diseñados para el entrenamiento y la recuperación funcional, ha aumentado notablemente en los últimos años. Este creciente interés también ha fomentado que sea un tipo de carga ampliamente discutida e investigada en la literatura científica (Moras, 2013).

En ReSport Clinic abogamos por el uso de equipamientos que nos ofrezcan la posibilidad de incidir de manera importante en la acción muscular excéntrica (ver figura 1). No obstante, nuestra metodología de entrenamiento no trata de aislar la acción muscular excéntrica de la concéntrica, si no que trata de estimularla de manera óptima.

Figura 1. Fase excéntrica del ejercicio. La musculatura de la cara posterior del muslo se encuentra en elongación.

La creciente importancia de la acción muscular excéntrica ha desplazado la concepción de que dicha acción muscular correspondía a una fase poco relevante, que suponía simplemente un mero retorno a la segunda fase de una acción dinámica o anisométrica. Actualmente, sabemos que la fase excéntrica y concéntrica poseen un gran número de propiedades fisiológicas diferenciadas y únicas, que se traducen en beneficios, riesgos y precauciones diferenciadas de la fase concéntrica cuando aplicamos programas de entrenamiento (Moras, 2013).

El siguiente texto es el primero de una serie de entradas que tendrán como objetivo, por un lado, exponer de manera clara todo lo relacionado con el entrenamiento excéntrico y, por otro, argumentar y justificar la propuesta que desde ReSport Clinic planteamos en la Readaptación de lesiones y la Preparación Física.

En esta primera entrada, expondremos en primer lugar y de manera breve los diferentes tipos de activación o contracción muscular que existen para, explicar las características fundamentales que definen la acción muscular excéntrica.

Tipos de activación o contracción muscular.

Tal y como apunta Julio Tous (1999), para generar tensión el músculo ha de activarse mediante la creación de puentes cruzados de actina y miosina, de modo que los discos Z del sarcómero se acerquen. Dependiendo de la magnitud de tensión muscular con respecto a la resistencia externa, la longitud del músculo será menor, igual o mayor, teniendo así las siguientes acciones musculares:

Isométrica (iso = misma; métrica = medida): La magnitud de la tensión del músculo es igual a la resistencia externa y la longitud no varía. Hemos de tener en cuenta que realmente, lo que no varía es el ángulo articular y no la longitud del músculo, ya que debido a las propiedades elásticas de los tendones, en estas acciones hay movimientos internos, no apreciados externamente, que acortan las fibras musculares y alargan los tendones manteniendo la longitud del complejo músculo – tendón constante.

Dinámica o anisométrica: generalmente mal llamada isotónica. En este tipo de acción muscular la tensión del músculo no es igual a la resistencia externa, por lo que la longitud del músculo varía. Es aquí donde se engloban las acciones musculares concéntrica y excéntrica que describimos a continuación:

  • Concéntrica o miométrica (mio = menor). Donde la tensión del músculo es mayor que la resistencia externa, por lo que el músculo se acorta.
  • Excéntrica o pliométrica (plio = mayor). La tensión que genera el músculo es menor que la resistencia externa que se le aplica, por lo que el músculo se elonga o distiende. Se corresponde con un estiramiento forzado del músculo y del tendón, lo que corresponde a una acción muscular excéntrica.

Características fundamentales de la Acción Muscular Excéntrica.

En el siguiente apartado se citarán de manera resumida las características fundamentales que presenta la acción muscular excéntrica.

  • Los músculos pueden actuar como estructuras amortiguadoras o como muelles cuando absorben el trabajo mecánico que se produce al elongarse de forma excéntrica. Los músculos locomotores actúan como estructuras amortiguadoras durante el descenso de pendientes o cuando deceleran un segmento corporal, (por ejemplo, pasar de una posición de estar de pie a sentarse) y se encuentran presente en otros muchos movimientos normales, tales como caminar, trotar, mantener el equilibrio… Mientras que la energía que se absorbe durante el estiramiento músculo – tendinoso (activación muscular excéntrica) normalmente se disipa en forma de calor, dicha energía de tensión puede ser almacenada en forma de energía elástica y recuperada si a continuación, se produce una acción muscular concéntrica inmediata. (Lastayo et al 2003).
  • Es de sobra conocido que la tensión desarrollada durante la acción muscular excéntrica es mucho mayor que la desarrollada en la acción muscular concéntrica, pudiéndose desarrollar niveles de fuerza mucho mayores durante la fase excéntrica de un movimiento.
  • Déficit neuromuscular excéntrico. Esto significa que existe una incapacidad para reclutar unidades motoras durante la acción muscular de tipo excéntrico de forma que si, mediante la utilización de electromiografía comparamos una acción muscular concéntrica con la acción muscular excéntrica, habrá muchas menos unidades motoras activadas en la acción muscular excéntrica. Esto no le ocurre a todo el mundo, y tampoco ocurre siempre ya que, tras un período de entrenamiento, se puede llegar a igualar la actividad electromiográfica de la acción muscular excéntrica con la concéntrica. Tal y como comenta Julio Tous (2012) podríamos decir que es un déficit que presentamos de serie porque no hemos sido entrenados en estás condiciones.
  • Gasto energético menor. Debido al menor reclutamiento de unidades motoras y a la energía elástica se produce una demanda de energía menor. Además, tras un período de entrenamiento en el que se logra igualar el reclutamiento de unidades motoras en la acción muscular concéntrica y excéntrica, se produce una eficiencia motora, manteniéndose este gasto energético menor.
  • Control a nivel neuromuscular es diferente. El control que se necesita a nivel neuromuscular es diferente. No se sabe muy bien lo que ocurre cuando se ejecuta una acción excéntrica con respecto de una acción concéntrica. Hay autores que han encontrado una solicitación predominante de fibras rápidas y otros autores no. Esta divergencia probablemente se debe al nivel de intensidad y el grado con esa carga de tipo excéntrico.
  • Aumento de sarcómeros en serie. Las fibras musculares pueden aumentar de tamaño (hipertrofia) gracias al aumento de su sección transversal o por el aumento de sarcómeros en serie, creando un músculo más largo permitiéndote generar mayor velocidad.
  • Aumento del colágeno tipo I (bueno) a nivel del tendón y disminución del colágeno tipo III (cicatricial). Parece ser que, debido a estas tensiones excéntricas, se destruye ese colágeno cicatricial y se estimula la síntesis de colágeno tipo I, dotando de una buena estructura y transmisión de fuerza al tendón.
  • Aspectos de tipo mecánico. Aumento en la stiffness en el tejido sano y disminución del exceso de rigidez en el tejido enfermo.
  • Mayor actividad cortical. Debido a que en la acción muscular excéntrica hay muchas más fluctuaciones y errores, en la producción de fuerza que en la acción muscular concéntrica se produce una estimulación mecánica muy peculiar. Tanto las fluctuaciones como la mayor dificultad que representa la acción muscular excéntrica, en relación con la acción muscular concéntrica, hacen que se genere una mayor estimulación a nivel cognitivo.

Conclusiones

Tal y como comentábamos en la introducción de esta primera entrada, hemos tratado de exponer de manera breve las características fundamentales que definen la acción muscular excéntrica. En la siguiente entrada, trataremos de explicar cuáles son las adaptaciones agudas que se producen, tras el entrenamiento que pone énfasis en la acción muscular excéntrica.

Escrito por Gabriel Planells.

Gabri es preparador y readaptador físico en ReSport.

Brinda asesoramiento personalizado a atletas y deportistas para mejorar su rendimiento y readaptación si han tenido alguna lesión.

Cuenta con un Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, un Master en Readaptación a la Actividad Física y el Deporte y un Master en Alto Rendimiento en Deportes Colectivos.

planells@resportclinic.com

Referencias bibliográficas:

  •  Moras, G. (2013). La tecnología isoinercial en la optimización del entrenamiento deportivo. INEFC.
  • Tous, J. (1999). Nuevas Tendencias en Fuerza y Musculación. Hispano Europea.
  • Lastayo et al (2003). Eccentric Muscle Contractions. Their Contribution to Injury, Prevention, Rehabilitation and Sport. Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy. 33. 10.
15 abril, 2019
AUTORES

Escrito por Gabriel Planells

Contacto

Trabajamos para lograr que deportistas profesionales o amateur, se reincorporen rápidamente a la práctica deportiva tras una lesión por sobreúso o traumatismo.

Vuelve a disfrutar del deporte, pide información o reserva ya tu cita.




Este sitio está protegido por reCAPTCHA y la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google se aplican.


PIDE TU CITA
Javascript