Cupping o masaje con ventosas

Hoy vamos hablar del Cupping (o también llamado ventosaterapia), una técnica que pertenece a uno de los siete principales métodos de tratamiento de la medicina tradicional china. El inicio del uso de esta técnica se remonta al año 3000 a.C.

Definimos esta técnica como la aplicación de ventosas sobre la piel, con las que se hace el vacío, succionando la piel y parte del músculo, de tal modo que se abren los poros y favorece la circulación sanguínea y linfática. Las ventosas que se utilizan tienen forma de copa y pueden ser de plástico o cristal. Tienen diferentes formas, grosor y tamaño, cada una adecuada para el uso que se le quiera dar y la zona donde se quiera trabajar. El tiempo de aplicación de las ventosas varia entre los 5 y 15 minutos por sesión y puede realizarse en varias sesiones seguidas.

Existen tres técnicas a través de las cuales realizar el Cupping:

Masaje: se aplica crema en la zona a tratar con la finalidad de facilitar el desplazamiento de la ventosa mientras se mantiene el vacío, lo que permite realizar una masaje que facilita el movimiento de los flujos. Se utiliza para favorecer el drenaje linfático y sanguíneo, así como para eliminar las toxinas que hay en la sangre y en la linfa.

Ventosa seca: la ventosa se mantiene fija en el punto de la aplicación.

Ventosa escarificada: se realizan incisiones en la piel y cuando se aplica la ventosa, esta se llena de sangre. Se utiliza para drenar los focos inflamatorios de forma directa y selectiva, eliminando la compresión y las toxinas.

Aunque no haya evidencia científica sobre los beneficios del Cupping, muchos artículos hablan sobre pacientes que sienten mejoras después de su aplicación, tanto en tratamientos para contracturas musculares como para tendinopatías o cicatrices. Asimismo, hay artículos que hablan del efecto placebo sobre el paciente.

Los efectos fisiológicos que produce el Cupping son los siguientes:

  • Aumento de la irrigación sanguínea
  • Aumento de la circulación linfática (disminuye edemas)
  • Alivio del dolor
  • Aumenta el metabolismo celular
  • Aumenta el oxigeno y nutrientes de los tejidos
  • Hiperemia local
  • Liberación miofascial
  • Activa el sistema inmunitario
  • Depurativo (eliminación de toxinas)
  • Tratamiento de contracturas y rigidez muscular (efecto relajante)
  • Terapia antiinflamatoria y analgésica.

Como en todo tratamiento existen contraindicaciones:

  • Paciente con trombosis o trombofeblitis
  • Paciente con varices
  • Paciente con trastornos hemorrágicos
  • Paciente con fiebre
  • Paciente con heridas
  • Paciente con alguna fractura en la zona a tratar
  • Pacientes que toman anticoagulantes, ya que el uso de las ventosas en estas personas les puede provocar más dolor que su propio dolor

Por último, existen también una serie de inconvenientes que el paciente debería conocer antes de que se le aplicara el tratamiento:

  • Provoca hematomas que tardan más o menos una semana en desaparecer (estos hematomas son la sangre que queda cuando se rompen los capilares)
  • Puede provocar ampollas en la piel si no se tiene un bueno control de la aplicación y se realiza una succión exagerada.
  • Una succión prolongada puede producir la muerte de los tejidos superficiales y graves complicaciones.

Nosotros en la clínica utilizamos las ventosas dentro del área de fisioterapia, principalmente para tratar de evitar que se adhieran las cicatrices después de una cirugía. Trabajamos con las ventosas de plástico de hasta 6 tamaños diferentes. Usamos una bomba de aspiración y a través de una válvula situada en la parte superior de la ventosa provocamos el vacío. Cuando trabajamos las cicatrices empleamos las ventosas con el método de masaje (moviendo la ventosa por encima de la cicatriz en diferentes direcciones) y el de ventosa seca, cuando queremos trabajar más analíticamente sobre una zona (dejando la ventosa succionada estática encima de la zona de la cicatriz que está mas adherida que otras).

Cuando la cicatriz esta muy madura, está muy adherida o existen hematomas subcutáneos, las primeras sesiones con ventosas pueden ser algo molestas.

También podemos utilizar las ventosas para tratar problemas musculares, principalmente contracturas, aunque nosotros en ReSport Clinic no lo utilizamos mucho, hay muchos fisioterapeutas que si que lo hacen ( se puso de moda en los Juego Olímpicos de Rio 2016, cuando varios deportistas aparecieron con hematomas en la espalda).

En contracturas musculares facilita que las substancias de desecho que han quedado retenidas se vacíen y al mismo tiempo lleguen los nutrientes necesarios para realizar las funciones del músculo. Se facilita al mismo tiempo la eliminación de adherencias, al favorecer una reparación de los tejidos con el efecto de tracción de la ventosa.

10 septiembre, 2019
AUTORES

Escrito por Joana Capdevila Barbany

Contacto

Trabajamos para lograr que deportistas profesionales o amateur, se reincorporen rápidamente a la práctica deportiva tras una lesión por sobreúso o traumatismo.

Vuelve a disfrutar del deporte, pide información o reserva ya tu cita.




Este sitio está protegido por reCAPTCHA y la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google se aplican.


PIDE TU CITA
Javascript