ES
|
CA
|
EN

Importancia de la adherencia al tratamiento y al trabajo domiciliar


La importancia de la adherencia al tratamiento, así como el cumplimiento del trabajo prescrito por el facultativo de forma domiciliaria, no solamente es necesario para mejorar y establecer los cambios de habito en nuestro día a día (tal y como comentábamos en la entrada anterior) sino que todavía es más importante para poder recuperarse mejor y más pronto de la lesión musculoesquelética que podamos sufrir.

Pero, si el paciente ya acude a la consulta dos veces a la semana, ¿Por qué es necesario seguir realizando los ejercicios prescritos en casa? La respuesta la encontramos en la biología humana y los procesos de adaptación a los cambio anatofisiológicos, es decir, a cómo nos adaptamos a las cargas de trabajo físico (i.e. ejercicios).

A grandes rasgos, el ser humano está preparado para adaptarse a diferentes situaciones. El cuerpo se adapta a los estímulos diarios para poder sobrevivir. Es decir, lo que hacemos diariamente, ya sea estar en el sofá todo el día o salir a correr, comportará adaptaciones tanto en nuestros músculos y tendones, como en nuestros huesos, ligamentos y sistema nervioso.

Imagen 1. Proceso de mecanotransudcción en el tendón (estimulación de células satélite por compresión)1.

El ejemplo más común son las comúnmente conocidas como “agujetas”. Estas forman parte de un proceso de adaptación del músculo después de haberle exigido más trabajo al que está acostumbrado.

En resumen, se aplica una carga, se genera un periodo de reestructuración (agujetas) y, si la carga es la adecuada y no excesiva en volumen o repetición, la estructura se adapta a las exigencias externas y el músculo se hace más fuerte; esta entonces preparado para hacer ese ejercicio que le hemos exigido con anterioridad. Este proceso de adaptación puede dividirse en dos bloques o sistemas complementarios, uno sobrepuesto al otro; se tratan de la expresión génica y la mecanotransducción (1–4) (ver imagen 1).

Los genes son el material hereditario que se transmite de una generación a la siguiente. Estos se encarga de producir proteínas las cuales son la base de la vida (5); las proteínas generan la estructura del músculo, del tendón, el ligamento o del hueso. Sin embargo, no todos los genes de todas las células producen proteínas. Esto dependerá tanto de la localización del gen (en que célula del cuerpo se sitúa), así como de las exigencias externas (la necesidad o no de generar la proteína).

Imagen 2. Diferentes proteínas y sus efectos transcritos por los genes después de un estímulo mecánico.

Por ejemplo, el gen que produce insulina se encuentra en todas las células del cuerpo, pero estos solo se activarán en el páncreas (islotes de Langerhans) y cuando es necesaria la insulina en sangre (no se genera insulina constantemente y, por lo tanto, no se activa el gen en todo momento) (6). Esto responde a un motivo principal; el ahorro energético. Seria inviable activar continuamente todos los genes en todas las células y, además, peligroso para la vida.

Lo mismo ocurre en los músculos, tendones y ligamentos de nuestro cuerpo. Las células que se sitúan en ellos expresan sus genes o no dependiendo de los requerimientos externos (los músculos o huesos de los astronautas, al no tener que “luchar” contra la fuerza de la gravedad, pierden parte de su propiedad, las estructuras se adaptan energéticamente a las nuevas necesidades, y deben hacer una buena recuperación al volver a la tierra).

Por ejemplo, después de iniciar actividad física, los músculos liberan un conjunto de proteínas (llamadas miokinas) que se encargan de adaptar este órgano al ejercicio que se le está exigiendo (ver imagen 2). Estas miokinas generan más vasos sanguíneos, aumentan el numero de mitocondrias (encargadas de generar energía) y, sobretodo, aumentan la fuerza muscular7. Es sabido, que la expresión de estos genes posterior a los ejercicios que se realizan en músculos y tendones, perduran 48 horas como mucho, con un pico máximo a las 24 horas (3-8).

El paciente acude de media dos días a ReSport, lo que, en el mejor de los casos, entre una semana y la otra pueden pasar más de 48 horas. Esto produce que parte del efecto de expresión génica y de reparación del tejido se vea interrumpido y, aunque es por poco tiempo y seguramente no se retrocede en la mejora, tampoco se avanza.

Este es uno de los motivos por los cuales los ejercicios en casa deben realizarse de forma continuada, pero no el único. Como hemos dicho, hay dos mecanismos codependientes que nos ayudan a adaptarnos al entorno, el primero lo acabamos de definir, el segundo es la mecanotransducción.

Este sistema es el que, en cierta manera, activa la expresión génica (ver imagen 3). Para entenderlo mejor pondremos el ejemplo de los tendones. Esta estructura dispone de una serie de células en su matriz llamadas células satélite.

Cuando existe una compresión entre la fibras del tendón estas células se ven estrujadas de tal forma que emiten una señal de tensión, la cual va a desencadenar una serie de reacciones que activaran los procesos de regeneración del tendón (esto es lo que se busca mediante el trabajo de ejercicio excéntrico que se realiza en ReSport) (ver imagen 1).

Entonces, esta señal “mecánica” se traducirá (de aquí el nombre de mecanotransducción) en una expresión genética que generará las proteínas adecuadas para la recuperación y fortalecimiento del tendón (ver imagen 3).

Imagen 3. Proceso de activación de la expresión génica a través de la mecanotransudcción en el tendón1.

Sin embargo, cuando los estímulos son demasiado fuertes/frecuentes o están ausentes la estructura del tendón empeora; por ello también es importante hacer los ejercicios domiciliaros, pero siempre siguiendo las prescripciones del profesional de ReSport.

Finalmente, el último motivo, y no por esto menos importante, es que los ejercicios pautados por el profesional de ReSport son complementarios a los realizados en la clínica, lo que favorecerá, como hemos dicho, que se siga avanzando y que, en la siguiente visita, se pueda progresar en ejercicios, cargas y de esta manera en la recuperación de forma positiva.

En resumen, debido a que en la gran mayoría de casos se acude de dos a tres veces a la clínica de ReSport, por motivos tanto de expresión génica, como de mecanotransducción y, no menos importante, para complementar el tratamiento con ejercicios autoadministrados, el trabajo domiciliario y la adherencia semanal en la clínica van a ser básicos para que la mejora y el progreso ni se detengan ni retrocedan.

Al fin y al cabo, haciendo un símil deportivo, si voy a correr una vez cada cuatro semanas, voy a tener agujetas cuatro veces al mes; para progresar hay que ir regularmente, pero sin excedernos. Con todo, no siempre es fácil seguir una rutina ya que implica cambios de hábitos de vida y esfuerzos que interfieren en nuestro día a día, por esto recomendamos seguir los consejos de la entrada, para comprender mejor como cambia la gente hacia hábitos de vida más saludables y, de esta forma, recuperarnos de nuestra patología o dolor.


BIBLIOGRAFÍA

1. Khan KM, Scott A. Mechanotherapy: how physical therapists’ prescription of exercise promotes tissue repair. Br J Sports Med. 2009;43(4):247-252. doi:10.1136/bjsm.2008.054239.

2. Kirchner H, Osler ME, Krook A, Zierath JR. Epigenetic flexibility in metabolic regulation: Disease cause and prevention? Trends Cell Biol. 2013;23(5):203-209. doi:10.1016/j.tcb.2012.11.008.

3. Booth FW, Chakravarthy M V, Spangenburg EE. Exercise and gene expression: physiological regulation of the human genome through physical activity. J Physiol. 2002;543(2):399-411. doi:10.1113/jphysiol.2002.019265.

4. Mul JD, Stanford KI, Hirshman MF, Goodyear LJ. Exercise and Regulation of Carbohydrate Metabolism. Prog Mol Biol Transl Sci. 2015;135:17-37. doi:10.1016/bs.pmbts.2015.07.020.

5. Dawkins R. El Gen Egoísta. Las Bases Biológicas de Nuestra Conducta. Salvat Edi. Barcelona; 2002.

6. Vimaleswaran KS, Loos RJF. Progress in the genetics of common obesity and type 2 diabetes. Expert Rev Mol Med. 2010;12:1-27. doi:10.1017/S1462399410001389.

7. Melo CE, León HH, Ramires JF. Role of the myokines production through the exercise. J Sport Heal Res. 2012;4(2):157-166.

8. Booth FW, Neufer PD. Exercise controls gene expression. Am Sci. 2005;93:28-35. doi:10.1511/2005.51.956.

10 diciembre, 2019
AUTORES

Escrito por Guillem Jabardo

Contacto

Trabajamos para lograr que deportistas profesionales o amateur, se reincorporen rápidamente a la práctica deportiva tras una lesión por sobreúso o traumatismo.

Vuelve a disfrutar del deporte, pide información o reserva ya tu cita.




Este sitio está protegido por reCAPTCHA y la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google se aplican.


PIDE TU CITA
Javascript