ES
CA
EN

Lo que necesitas saber sobre el Ángulo Q

El clásico Ángulo Q fue descrito por Brasttröm en 1964, y se utiliza mucho para detectar la presencia de una mala alineación de fuerzas en la articulación femoropatelar.

El Ángulo Q es el que se forma cuando trazamos una línea que va desde la Espina Iliaca Antero Superior (EIAS) al centro de la rótula , y otra línea que va desde el centro de la rótula hasta la tuberosidad anterior de la tibia. El resultado de la intersección de esta dos líneas es lo que denominamos como Ángulo Q.

Para poder medir correctamente el Ángulo Q, necesitaremos un goniómetro. El paciente sobre el que vamos a realizar la observación deberá colocarse en decúbito supino (tumbado boca arriba) encima de una camilla con la extremidad inferior relajada (para no influir en la posición de la rótula). Trazaremos un punto de referencia en la EIAS, otro en el centro de la rótula, y un tercer punto encima de la TTA.

Juntando los dos primeros puntos nos sale proyectada la primera de las líneas de medición que utilizaremos, y si juntamos el segundo y tercer punto nos sale proyectada la segunda. La intersección de estas dos líneas nos dará como resultado un ángulo, el cuál llamaremos Ángulo Q.

El aumento o disminución de este ángulo repercuten directamente en la biomecánica del aparato extensor de la rodilla, contribuyendo a la patología de esta articulación, especialmente de la articulación femoropatelar.

Aunque la manera de medir el Ángulo Q sea la misma entre sexos, los resultados de esté pueden ser distintos, presentando valores de normalidad distintos entre ellos.

En el caso del sexo masculino el valor normalizado del ángulo será de 15º, con una desviación estándar de +/-3º, igual que en el caso del sexo femenino, aunque el valor normalizado en ellas está en 16º. Todos los resultados que se encuentren fuera de estos valores, se consideran un factor de riesgo anatómico.

Esta diferencia entre sexos viene debido a que las mujeres solemos tener una cintura pélvica más ancha, lo cual hace que se necesite un mayor valgo de rodilla para restablecer los ejes mecánicos a través de la cadera, la rodilla y el tobillo. El segundo factor que hace que las mujeres tengamos generalmente un ángulo mayor es que solemos tener un fémur más corto que el del sexo masculino, este hecho produce un aumento del valgo y, como consecuencia un aumento del ángulo Q. Es por eso que se considera uno de los factores por los que las mujeres estamos más expuestas a sufrir lesiones de rodilla.

Finalmente vamos hablar de la relación que tiene el Ángulo Q con las siguiente lesiones:

Si nos encontramos que el Ángulo Q obtenido por nuestras mediciones es menor que los valores normalizados descritos anteriormente, nos podemos encontrar que el paciente padezca:

  • Condromalacia
  • Ascenso de la rótula

Si nos encontramos que el Ángulo Q obtenido por nuestras mediciones es mayor que los valores normalizados descritos anteriormente, nos podemos encontrar que el paciente padezca:

  • Disfunción femororrotuliana
  • Anteversión femoral
  • Genu valgo de rodilla
  • Torsión tibial externa

Además, un Ángulo Q elevado aumenta un estrés medial sobre los ligamentos de la rodilla. Por lo tanto nos encontramos delante de unos de los factores de riesgo de una posible rotura de ligamento cruzado anterior de la rodilla.

Si tienes un Ángulo Q aumentado o disminuido, lo que tienes que hacer es fortalecer al máximo toda la musculatura anterior y posterior de la pierna, haciendo hincapié al vasto interno del cuádriceps para intentar disminuir la lateralización de la rótula, y al glúteo medio para tener más estabilización de rodilla y provocar menos valgo de esta.

¡Ven a ReSport Clínic, te ayudamos con ello!

22 enero, 2020
AUTORES

Escrito por Joana Capdevila Barbany

Contacto

Trabajamos para lograr que deportistas profesionales o amateur, se reincorporen rápidamente a la práctica deportiva tras una lesión por sobreúso o traumatismo.

Vuelve a disfrutar del deporte, pide información o reserva ya tu cita.




Este sitio está protegido por reCAPTCHA y la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google se aplican.


PIDE TU CITA
Javascript