ES
CA
EN

Masaje deportivo – Definiciones y tipos

El masaje deportivo se define como un método de preparación de los tejidos para la competición o la práctica de ejercicio, de preparación a los entrenamientos, y como mantenimiento pre y post competición.

Consiste en la aplicación de una serie de técnicas (las cuales explicaremos en otro post) combinadas con los conocimientos del fisioterapeuta de anatomía y fisiología.

Asimismo, es importante que el profesional tenga conocimiento del cuerpo de cada deportista (paciente) que va a tratar, ya que cada uno tendrá diferentes puntos de sobrecarga, así como diferentes puntos débiles, los cuales también deberán ser tratados.

Es fundamental que la persona, generalmente fisioterapeuta, aplique este tipo de masaje, conozca los tiempos y los métodos de entrenamiento del deportista, así como sus principales necesidades, ya que muchas veces habrá pocas horas de recuperación entre sesiones de entrenamiento.

Todo esto nos ayudará a potenciar al máximo el rendimiento del deportista, acelerando los procesos biológicos de curación del cuerpo y permitiéndoles, a su vez, participar con mayor frecuencia en rigurosos entrenamientos y competiciones.

El objetivo principal del masaje deportivo es reducir la fatiga y preparar la musculatura para las próximas sesiones.

Los beneficios específicos que nos aportará este tipo de masaje son; una disminución de la rigidez muscular y un efecto analgésico que implica una optimización del rendimiento muscular que se traduce en la mejora del rendimiento deportivo.

Para los atletas profesionales el masaje deportivo es esencial, ya que llevan su cuerpo al límite en cada entrenamiento y/o competición y por ello necesitan recuperar lo más rápidamente posible su energía. 

Son pocos los deportistas que tienen por costumbre utilizar de forma regular el masaje deportivo como una herramienta más de entrenamiento. Si el atleta fuera consciente del beneficio que aporta el masaje deportivo y lo introdujese regularmente entre sus sesiones de entrenamiento, este le ayudaría a reducir las probabilidades de padecer lesiones, recuperando la movilidad y flexibilidad en el tejido muscular afectado.

Por lo tanto, el masaje debería estar en la rutina de entrenamiento de cualquier deportista, sea o no profesional, sobretodo en aquellos que llevan su cuerpo más al límite.

Según algunos autores, el masaje deportivo utilizado después del entrenamiento es entre un 10 y un 15% más efectivo que el propio descanso del atleta.

Podemos resaltar diferentes tipos de masaje, los cuales se distinguen principalmente por el momento de aplicación, las técnicas de aplicación y el objetivo especifico que tiene cada uno de ellos. En total son cuatro las aplicaciones básicas del masaje deportivo:

Masaje estimulante o previo a una competición: 

Se aplica entre 15 y 45 minutos antes de una competición.

Sirve como puesta apunto para el deportista, tanto físicamente como psicológicamente.
Se trata de un masaje breve, estimulante y superficial, con movimientos rápidos y fuertes, empleando fricciones rápidas y percusiones. Lo que vamos a conseguir con este tipo de maniobras es un aumento de la irrigación sanguínea (hiperemia) en las áreas musculares que nos centremos, normalmente la misma que intervendrán minutos después en el ejercicio. Esto permite al deportista mayor potencia, velocidad y resistencia, con menos probabilidades de padecer lesiones. También alcanzar su máximo rendimiento a la mayor brevedad y mantener dicho nivel durante más tiempo.

No debe producir dolor ya que lo único que se busca es estimular la musculatura, y preparar al cuerpo para una actividad intensa.

De cualquier manera los efectos del masaje antes del ejercicio y su influencia en el rendimiento se puede decir que aún no han sido demostrados y no se han valorado a través de estudios bien controlados. Muchas veces se habla de un efecto más psicológico para el deportista que no mecánico.

Masaje eliminador o posterior a una competición:

Se aplica durante la primera y la segunda hora después de la competición.

Se trata de maniobras lentas y profundas del tipo amasamiento y fundamentalmente maniobras de drenaje linfático y venoso (siempre en sentido ascendente hacia el corazón). Resulta muy efectivo combinada con estiramientos y crioterapia. Hay que tener cuidado porque después de la actividad, la musculatura se encuentra inflamada.

El objetivo es aumentar el flujo sanguíneo, eliminar los residuos provocados por el agotamiento muscular y la falta de oxígeno en el propio músculo, reducir la tensión y el espasmo muscular, así como calmar el sistema nervioso. Todo ello nos lleva finalmente a disminuir la hipertonía muscular y la fatiga.
La aplicación de este masaje previene y mejora lo que denominados DOMS o agujetas post ejercicio y resulta entre 3 y 4 veces más efectivo que el descanso.

Masaje de descarga o de entrenamiento:

Este masaje se suele incluir en la agenda de entrenamientos del deportista y se considera una parte habitual y valiosa de su rutina. Permite al atleta entrenarse con mayor intensidad, mayor consistencia y menores probabilidades de lesionarse.

Las maniobras son lentas e intensas, combinadas con fricciones profundas, presiones mantenidas y técnicas neuromusculares con el fin de llegar a los tejidos profundos. Su función es disminuir la sobrecarga muscular y la fatiga para así evitar lesiones causadas por sobre entrenamiento.

El masaje aplicado de una manera regular durante el entrenamiento puede servir para localizar y aliviar áreas de tensión que presenten grandes probabilidades de generar lesiones. De esta manera, reduce las contracturas musculares y los puntos gatillo, aumentando así la respuesta muscular y la flexibilidad.

Un deportista que tenga incorporado en su rutina de entrenamiento el masaje de descarga, podrá mejorar la potencia, la circulación sanguínea, la movilidad, la flexibilidad y el rendimiento.

Este masaje no debe suministrarse antes de una competición, es preferible que transcurran unos cuantos días de práctica después de su aplicación para que el atleta pueda familiarizarse con la respuesta de los músculos tratados.

Masaje de rehabilitación:

Este masaje se emplea para acelerar el proceso de recuperación de lesiones y reducir las posibilidades de reincidencia.
Podemos emplearlo como masaje de drenaje para reducir la zona de la inflamación o bien como herramienta de cuidado de los diferentes músculos implicados en la rehabilitación.
Lo podemos aplicar durante o después de cada sesión de rehabilitación.

______________________________________________________________________________

BIBLIOGRAFÍA:

Angus, S. (2001). Massage therapy for sprinters nd runnes. Clin Podiatr Med Surg, 18(2), 329-336.

Basco López, J. (2013). Influencia del masaje deportivo en el rendimiento muscular. Toledo

Beck, M. F. (ED.). (2000). Masaje terapéutico. Teoría y práctica. (1º ed.). Madrid: Paraninfo.

Fletcger, I. M. (2010). The effects of precompetition massage on the kinematic parameters of 20-m sprint performance. J Strenght Cond Res, 24(5), 1179-1183.

Vázquez Gallego, J. (2009). Manual profesional del Masaje. Barcelona: Paidotribo

11 junio, 2019
AUTORES

Escrito por Joana Capdevila

Contacto

Trabajamos para lograr que deportistas profesionales o amateur, se reincorporen rápidamente a la práctica deportiva tras una lesión por sobreúso o traumatismo.

Vuelve a disfrutar del deporte, pide información o reserva ya tu cita.




Este sitio está protegido por reCAPTCHA y la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google se aplican.


PIDE TU CITA
Javascript