ES
|
CA
|
EN

Menisco medial y lateral de la articulación de la rodilla

Hoy en ReStart hablamos de los meniscos medial y lateral que se encuentran en la articulación de la rodilla, explicando qué son, cuáles son sus funciones principales y cómo están formados.

¿Qué son y para qué sirven?

En la articulación de la rodilla nos encontramos con dos estructuras denominadas meniscos, uno en la cara medial y el otro en la cara lateral de la rodilla. De aquí sus nombres: Menisco interno o medial, y menisco externo o lateral.

Figura 1: Plano transversal de la articulación de la rodilla donde podemos diferenciar las diferentes estructuras, entre ellas los meniscos.

Son estructuras fibrocartilaginosas con forma de media luna, lisos y ligeramente móviles. Sus superficies superiores son cóncavas para recibir los cóndilos femorales, mientras que sus superficies inferiores, que se apoyan en los cóndilos tibiales, son planas.

Son los encargados de hacer congruentes dos superficies que no lo son durante el movimiento de flexo-extensión de la rodilla. Eso lo consiguen gracias a su sección triangular que permite rellenar el vacío entre las superficies incongruentes del fémur y la tibia.

Figura 2: Vista mediante artroscopia de la articulación de la rodilla donde podemos ver el menisco posicionado entre las superficies del fémur y la tibia.

El menisco medial cubre entre el 51%-74% de la meseta tibial medial, mientras que el menisco lateral cubre entre un 75%-93% de la meseta tibial lateral.

¿Cómo están formados?

Cada menisco está formado por lo que se denomina cuerno posterior y cuerno anterior. Están firmemente insertados por sus extremos en las fosas intercondíleas de la tibia, aunque pueden y existen variaciones anatómicas. Estas son las inserciones del los 4 cuernos meniscales que existen:

Menisco medial:

  • Cuerno anterior: Se inserta en la fosa intercondílea anterior, por delante de la inserción del LCA.
  • Cuerno posterior: Se inserta en la fosa intercondílea posterior, entre la región posterior del menisco lateral y el LCP.

Menisco lateral:

  • Cuerno anterior: Se inserta por detrás de la inserción del LCA, incluso llegan a compartir fibras.
  • Cuerno posterior: Se inserta en el tubérculo intercondíleo lateral.

Figura 3: En ver podemos diferenciar los cuernos anteriores tanto del menisco lateral (derecha de la imagen) como del menisco medial (izquierda de la imagen) y con los cuernos posteriores en azul.

Por último, existe el que se denomina ligamento transverso de la rodilla, el cual une las partes anteriores de ambos meniscos; esta conexión les permite moverse juntos durante los movimientos del fémur sobre la tibia.

Figura 4: En el número 1 vemos el menisco medial, con el 2 menisco lateral, con el 3 el ligamento transverso y finalmente el número 4 es el cartílago tibial.

Movilidad de los meniscos

Dado que la inserción del menisco externo con la cápsula no es tan extensa como la del interno, su movilidad es mayor, permitiendo que pueda desplazarse hasta 1 cm. Esta diferencia de movilidad explica en parte la mayor incidencia de lesiones meniscales en el menisco interno.

Durante el funcionamiento normal de la articulación, el movimiento de rotación de los meniscos siempre va desde una posición más posterior de la articulación hacia una más anterior y la localización de los puntos de contacto lleva a una movilización similar entre ambos meniscos.

El menisco realiza esta función de dos formas:

  1. Incrementa la estabilidad de la articulación y evita un mayor desplazamiento de las superficies óseas cuando se exponen a cargas compresivas.
  2. Incrementan la congruencia articular al aumentar el área de contacto.

Por un lado, durante el movimiento de flexo-extensión de la rodilla los meniscos retroceden, haciéndolo dos veces más el menisco externo que el menisco interno.

Por otro lado, en los desplazamientos en rotación axial los meniscos siguen exactamente los desplazamientos de los cóndilos, y a la vez se deforman. También, en este caso, el menisco externo se desplaza el doble que el interno.

Además, durante la rotación externa de la tibia, el menisco externo está impulsado hacia la parte anterior, mientras que el menisco interno lo es hacia la parte posterior. Y, en la rotación interna, el menisco interno avanza mientras que el otro retrocede.

Los desplazamientos meniscales en la rotación axial son principalmente pasivos, aunque también interviene de forma activa el alerón meniscorrotuliano, por el desplazamiento de la rótula respecto a la tibia.

¿Qué es el menisco discoideo?

Existen variaciones anatómicas en la forma y estructura de los meniscos, siendo una de las más comunes el menisco discoideo.

Se denomina así a aquel menisco con forma de disco o de “o” y más grueso de lo normal, y por lo tanto más predispuesto a sufrir lesiones. También puede tener variaciones en su fijación al hueso, lo cual puede comprometer su estabilidad.

Los meniscos son importantes para la estabilidad y la funcionalidad de la articulación de la rodilla, y también absorben golpes y disminuyen el desgaste del cartílago. Cuando se rompen se bloquea total o parcialmente la rodilla, con dolor agudo o subagudo en los lados laterales de dicha rodilla.

¿Quieres saber más sobre los meniscos? Estate atento al próximo blog donde explicaremos las posibles rupturas meniscales, y tratamientos para ellas, desde el más conservador hasta el más invasivo!

Bibliografía:

  1. P.Gelber, F. Reina, E. Cáceres, J.C. Monllau. Meniscos de la rodilla. Relaciones entre anatomía y función mecánica. Cuadernos de Artroscopia, 2007; Vol 14, suple 1, nº 30, (8-14).
  2. J.Payo Rodriguez, E.C. Rodríguez Merchán. Anatomía, biomecánica y vascularización de los meniscos. Cuadernos de Artroscopia, 2008; Vol.15, fasc 1, nº 35.
  3. Mª Luisa Carbajo Botella, Miguel Ángel Palomino Cortés. Guía descriptiva meniscal de la rodilla, el estudio con resonancia magnética. 2002.
14 junio, 2021
AUTORES

Escrito por Joana Capdevila

Contacto

Trabajamos para lograr que deportistas profesionales o amateur, se reincorporen rápidamente a la práctica deportiva tras una lesión por sobreúso o traumatismo.

Vuelve a disfrutar del deporte, pide información o reserva ya tu cita.




Este sitio está protegido por reCAPTCHA y la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google se aplican.


PIDE TU CITA
Javascript