ES
|
CA
|
EN

Por qué sentimos dolor. Causas y tipos de dolor

Desde ReStart os queremos seguir hablando del dolor, siguiendo con nuestra entrada anterior donde os introducíamos en la definición de dolor: ¿Qué es el dolor y para qué sirve?

En la entrada de hoy os hablamos de las causas que influyen en qué sintamos más o menos dolor, y los tipos.

¿Qué influye en que sintamos más o menos dolor y cómo tratarlo?

Después de una lesión en nuestros tejidos los receptores del sistema nervioso que dan la señal de alarma aumentan en número, además, la estructura o patrón motriz cerebral se adapta, cambia y esto provoca un mapa sesgado de nuestro cuerpo (ver imagen 5).

Esta respuesta fisiológica al peligro es completamente normal. Se trata de una adaptación al entorno. De esta forma el cerebro quiere estar seguro de que no nos estamos lesionando más. Es como poner alarmas anti-incendio después de haber sufrido uno y no haber sido capaces de detectarlo a tiempo; queremos asegurarnos de que si vuelve a ocurrir nos daremos cuenta de inmediato para poder solucionarlo con el mínimo daño posible.

Imagen 5: Homúnculos representaciones de cuerpos.

Estos dos homúnculos (representaciones de cuerpos en relación al volumen dedicado por cada área en el cerebro), representan el antes y después de una lesión. Antes a la izquierda, imagen clara y nítida y después de la lesión en la mano, a la derecha, con distorsión. Este cambio en la percepción del cerebro de la mano provoca que se pueda seguir sintiendo dolor incluso cuando la lesión ya se ha curado. Fuente: ¿Te habías preguntado alguna vez qué es el dolor?

No obstante, esta adaptación puede significar que una vez transcurrido el curso normal de una lesión la zona se mantenga dolorida o que en la misma se perciba el dolor de forma mas fácil (con un pequeño golpe o mal gesto). Siguiendo la analogía anterior, una alarma anti-incendio puede activarse sin necesidad de que haya ningún fuego, es decir, puede fallar, y cuantos más detectores haya mayor será la probabilidad de que alguno falle y se active la señal de peligro sin ninguna necesidad.

Por lo tanto, al incrementar los detectores de incendio estaremos a su vez sobreprotegiendo la estructura y exponiéndonos a un aumento de falsas alarmas de peligro.

¿Qué es el dolor crónico? O el porqué me sigue doliendo si no hay lesión

Lo expuesto anteriormente, en la última parte, es lo que ocurre cuando se ha sufrido una lesión severa o dolorosa durante un tiempo prolongado. Años después de padecer el dolor podemos seguir sintiéndolo con el mínimo daño en los tejidos adyacentes o incluso sentir hinchazón después de pequeños golpes sin importancia. Entonces, a mas receptores del dolor posteriores a una lesión, más probabilidades de sentirlo nuevamente y a más intensidad. Esto es una consecuencia del mal funcionamiento de un sistema de protección. En este caso, el sistema está sobreprotegiendo cuando no hay peligro alguno, está constantemente mandando alarmas como si de falsos positivos se tratase. Esto es lo que ocurre, explicado llanamente, con el dolor crónico. No hay lesión, pero el dolor persiste. No hay daño, pero la señal de alarma no se para.

Sin embargo, las buenas noticias son que cada dos-tres semanas estos receptores, que se encargan de avisar de los peligros al cerebro, son reabsorbidos y generados de nuevo¹. El cuerpo, y consecuentemente los tejidos, se adaptan constantemente al entorno donde se encuentran para poder sobrevivir. Es mediante este proceso de adaptación a través de los estímulos externos donde debemos centrar los esfuerzos en los tratamientos para paliar la percepción del dolor de los pacientes.

Por lo tanto, como vemos, no va a ser lo mismo tratar el dolor que la lesión. Muchas veces estos dos conceptos que parecen tan próximos están muy alejados. Y, sin embargo, no podemos dejar a un lado ninguno de los dos. Tanto los tejidos como el dolor y su regulación van a depender de los estímulos externos². Por un lado, deberemos aplicar esos ejercicios que nos ayuden a conseguir la reestructuración de los tejidos dañados, si es que los hay. Por la otra, estar siempre atentos a los estímulos dolorosos y adaptarnos a ellos. Si se generan cargas de trabajo adecuadas y sin dolor, con ligera molestia, podemos observar cómo los pacientes se van adaptando a nuevos ejercicios y cada vez toleran mejor las cargas reduciendo su percepción del dolor. Por esto es importante trabajar y aplicar las cargas correctamente con ayuda del médico, el fisioterapeuta o el readaptador de ReSport y poder volver a la normalidad cuanto antes.

¡Habrá una siguiente entrada! Seguiremos explorando el interesante mundo del dolor. Expondremos porqué las personas pueden sufrir un incremento del dolor cuando empiezan un tratamiento a través de ejercicio físico y también la complejidad que existe entre la relación del dolor, su interpretación y el efecto placebo³.

Puntos importantes¹

  • El dolor crónico es un mal funcionamiento o incapacidad del cerebro para interpretar correctamente las señales del dolor.
  • El número de receptores del dolor (i.e. nocioceptores), dependerá de las lesiones que se hayan sufrido, de la gravedad de las mismas para la vida (interpretación subjetiva) y de los estímulos externos que potenciarán o reducirán su producción.
  • Es muy importante no percibir dolor, o un incremento de este, durante los ejercicios que se realizan en readaptación.
  • El miedo a los ejercicios nos predispone al incremento del dolor durante o después de realizarlos. Por esto hay que tener claro que los ejercicios nos van a aportar un beneficio y debemos estar predispuestos a hacerlos.

Bibliografia

  1. Butler D, Moseley L, Sunyata. Explicando El Dolor.; 2010.
  2. Khan KM, Scott A. Mechanotherapy: how physical therapists’ prescription of exercise promotes tissue repair. Br J Sports Med. 2009;43(4):247-252. doi:10.1136/bjsm.2008.054239.
  3. Beasley MJ, Ferguson-Jones EA, Macfarlane GJ. Treatment expectations but not preference affect outcome in a trial of CBT and exercise for pain. Can J Pain. 2017;1(1):161-170. doi:10.1080/24740527.2017.1384297.
25 mayo, 2021
AUTORES

Escrito por Guillem Jabardo

Contacto

Trabajamos para lograr que deportistas profesionales o amateur, se reincorporen rápidamente a la práctica deportiva tras una lesión por sobreúso o traumatismo.

Vuelve a disfrutar del deporte, pide información o reserva ya tu cita.




Este sitio está protegido por reCAPTCHA y la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google se aplican.


PIDE TU CITA
Javascript