ES
|
CA
|
EN

¿Te habías preguntado alguna vez qué es el dolor?

Explicando el dolor: primera parte

Hoy vamos a revisar uno de mis libros favoritos, Explicando el dolor, publicado por David S. Butler y Lorimer Moseley, que nos explica muy bien cómo comprender el dolor, qué nos ocurre cuando sentimos dolor, y sobre todo, porqué lo sentimos.

¿Qué es el dolor y para qué sirve?

Antes de responder la pregunta, empecemos por aclarar si todas las personas pueden sentir dolor. Existe una patología genética donde las personas son incapaces de percibir el dolor, sus portadores no pueden fabricar los receptores del sistema nervioso que se encargan de percibir la señal de alarma que el cerebro interpretará como dolorosa o no. A esta enfermedad se la conoce como insensibilidad congénita al dolor anhidrosis (CIPA). El problema de los portadores de CIPA es que tienden a morir jóvenes debido a que son incapaces de protegerse a través del dolor. Dicho de otra forma, percibir el dolor nos avisa de que algo en nuestro cuerpo no va bien y de que debemos ir con cuidado. En otras palabras, es imposible protegerse frente a las agresiones externas del medio ambiente si no disponemos de una señal de alarma.

El dolor es necesario para activar los procesos de reparación y regeneración de los tejidos ya que activa, juntamente con la inflamación, los procesos de regeneración. Podríamos decir, en cierta manera que el dolor es el mayor protector de los tejidos del cuerpo y a su vez su principal motor de recuperación. Dicho de otra forma, el dolor nos impulsa y nos produce un estímulo al que no podemos hacer oídos sordos. Nos obliga a actuar.

Sin embargo, dolor y lesión no siempre están correlacionados. Puede ser que a más dolor no haya más lesión y viceversa.

Como dato curioso, hay surfistas que tras el ataque de un tiburón y la amputación de una extremidad estos no sienten dolor hasta llegar al hospital; hasta que no se encuentran en un lugar seguro no perciben el dolor debido a que si lo percibieran antes les provocaría una incapacidad de reacción que les causaría la muerte. En este caso, el cerebro debe decidir si sentir un dolor proporcional a la lesión, lo que provocaría la perdida de conocimiento del sujeto y las probabilidades de muerte, o bloquear la percepción del dolor para conseguir que el sujeto pueda salvar en primer lugar su vida. Una vez que la vida ya no esta subjetivamente en peligro el bloqueo del dolor cede y empieza a sentirse el dolor de la amputación (ver imagen 1).

Imagen 1. Percepción del dolor del 0-10 en relación a la gravedad de una lesión. Pain: dolor, injury: lesión, tiny: pequeña, catastrophic: catastrófica.

Como vemos, es un sistema complejo y depende de muchas variables. Cualquier cosa que sugiera al paciente que necesita protección hará aumentar el dolor, en cambio, cualquier cosa que sugiera a un paciente que no necesita protección lo disminuirá. A su vez, cuando nos enfrentamos a una situación de vida o muerte el dolor desaparece (ver imagen 1). Pero… alguna vez te preguntaste ¿dónde se percibe el dolor?

¿Dónde está el dolor?

Para percibir el dolor necesitamos de una fuente y un procesador. En primer lugar, encontramos el sistema nervioso el cual dispone de receptores situados en nuestros tejidos. El sistema nervioso se expande por todo el cuerpo y es en sus terminaciones donde se sitúan estos receptores (ver imagen 2). Estos se encargan de percibir señales de alarma (la fuente), lo que se conoce científicamente como nociceptores. Sin embargo, que estos receptores se activen no significa que percibamos dolor. La señal captada es posteriormente enviada a nuestro cerebro para ser procesada. Es este órgano quien decide si se ha de sentir dolor o no. Su veredicto dependerá de la intensidad de la señal nerviosa, de las experiencias pasadas, de la cultura y, sobretodo, de la percepción de si se necesita protección o no, es decir, de la percepción de seguridad o de peligro en el que creemos encontrarnos.

Imagen 2. Terminal de una neurona con los diferentes receptores que perciben señales de alarma. Fuente: Explicando el dolor.

Entonces, aunque la lesión pueda ser real, el dolor es una interpretación del cerebro según un cumulo de información (nociceptores., entorno, experiencias vividas o creencias culturales). De la misma forma, aunque no exista lesión, el sistema de alarma puede fallar y provocar que sintamos dolor sin motivo real. Esto no quiere decir que el dolor no exista, o que sea psicológico. Aunque la interpretación del dolor sea subjetiva, sus efectos son reales y afectan diariamente a millones de personas. Sentir dolor innecesario de forma continuada y sin una lesión apreciable es padecer dolor crónico. El dolor crónico es un dolor no funcional, es en definitiva un mal funcionamiento en tiempo e intensidad de nuestro sistema de alarma y protección.

Por este motivo, puede ser que después de meses de dolor lumbar las pruebas diagnosticas descarten cualquier lesión. Entonces, acudimos al médico y, aunque llevamos tiempo sintiendo molestias y dolor, no se encuentra un diagnostico claro (ver imagen 3). De la misma forma, puede ser que sin ningún tipo de dolor se observen, a través de una resonancia magnética, hernias en las lumbares. Asimismo, una persona que ha sufrido una amputación puede seguir percibiendo el dolor de su extremidad, aunque esta no exista. Aun cuando no haya extremidad el área dedicada en el cerebro para percibirla aun existe y todavía puede recibir señales de alarma.

Otra vez, lesión y dolor no están siempre correlacionados, por este motivo, no podemos tratar ambas variables como si solo se tratase de una. Por un lado, debemos tratar la lesión, por el otro, el dolor y su interpretación. En Resport Clínic trabajamos para abarcar la complejidad de este sistema, recuperando lesiones, pero tratando a personas.

Imagen 3. En un proceso normal y efectivo el dolor asociado a los tejidos disminuye proporcionalmente a la recuperación de los tejidos. Sin embargo, puede quedar dolor asociado al sistema nervioso (más receptores del dolor, más señales de alarma o interpretación errónea del cerebro entre otros). Fuente: Explicando el dolor

En la siguiente publicación seguiremos explorando la experiencia del dolor, y qué influye en que sintamos más o menos dolor.

Un breve resumen

  • El dolor es un sistema de alarma que nos protege y nos permite sobrevivir, es esencial para la vida.
  • La señal nociceptiva del dolor es detectada en los tejidos de todo el cuerpo, pero esta señal debe ser interpretada por el cerebro, el cual determinará si se debe sentir dolor o no.
  • La interpretación del cerebro al descodificar la señal de alarma va a depender de la intensidad, el número de receptores del dolor, así como de las experiencias pasadas y el peligro subjetivo percibido.
  • Muchas y variadas señales pueden relacionarse con la experiencia del dolor, pero es el cerebro el que decide si algo duele o no el 100% de las veces, sin excepción.

 

Bibliografía

  1. Butler D, Moseley L, Sunyata. Explicando El Dolor.; 2010.
  2. Cowan P. Living Well With Pain. Clin J Pain. 2010. doi:10.1097/ajp.0b013e31818447e4.
  3. Bohannan P. Para Raros, Nosotros. Introducción a La Antropología Cultural. Ediciones. Madrid; 1996.
  4. Bernstein J, Quach T. Questioning the value of arthroscopic knee surgery for osteoarthritis. Cleve Clin J Med. 2003;70(5):401-410.
  5. Kaptchuk TJ. Placebo studies and ritual theory: a comparative analysis of Navajo, acupuncture and biomedical healing. Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci. 2011;366(1572):1849-1858. doi:10.1098/rstb.2010.0385.
  6. Benedetti F, Carlino E, Pollo A. How Placebos Change the Patient’s Brain. Neuropsychopharmacology. 2010;36:339-354. doi:10.1038/npp.2010.81.

 

28 octubre, 2020
AUTORES

Escrito por Guillem Jabardo

Contacto

Trabajamos para lograr que deportistas profesionales o amateur, se reincorporen rápidamente a la práctica deportiva tras una lesión por sobreúso o traumatismo.

Vuelve a disfrutar del deporte, pide información o reserva ya tu cita.




Este sitio está protegido por reCAPTCHA y la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google se aplican.


PIDE TU CITA
Javascript