ES
|
CA
|
EN

Tipos de lesiones de menisco y cómo recuperar una lesión meniscal

Desde ReStart seguimos hablando de los meniscos, siguiendo con nuestra entrada anterior donde os introducimos en el tema: ¿Qué son los meniscos y para qué sirven?

En esta segunda parte del blog os hablaremos de las posibles rupturas que existen y nos centraremos en la recuperación de estas lesiones.

Tipos de lesiones

Frente a una lesión de menisco sea cual sea, la prioridad siempre será conservar el tejido meniscal. En el caso que no sea posible, se intentará conservar el máximo de su integridad.

Podemos encontrarnos diferentes lesiones en los meniscos:

  1. Lesión degenerativa del tejido mixoide, ya sea por sobreuso o por traumatismo.
  2. Distintos tipos de rupturas (más adelante las explicaremos) pueden ser por sobreuso o por traumatismo también.

¿Cómo identificar una rotura de menisco?

Para detectar una rotura de menisco, debemos saber que el dolor se sitúa en las líneas intercondíleas de la rodilla, tanto de la cara lateral como de la cara medial. A nivel clínico existen los test específicos para detectar una lesión de menisco, como son:

  • Test de McMurray.
  • Test d’Apley en compresión.
  • Otro test que podemos usar también es poner al paciente de pie y con el apoyo de una sola pierna y 40º de flexión provocar rotaciones forzadas de tronco.

Además, siempre será más fiable si lo acompañamos de una prueba diagnóstica como una resonancia magnética.

Diferentes tipos de rotura

Según la rotura de sufras en tu menisco, la operación consistirá en recortar o extraer la parte rota, o lo que siempre se recomienda; intentar coser el máximo de tejido posible para conservar la máxima integridad del menisco.

Por lo tanto, la manera en que el cirujano consiga reparar tu menisco será muy importante de cara a plantear la recuperación y el futuro de tu rodilla.

Protocolo de recuperación según ReSport Clinic

Después de una lesión el menisco reparado nunca llega a ser igual de fuerte que el original y puede haber complicaciones. Por lo tanto, los programas de rehabilitación posteriores a una reparación de menisco deben ser muy respetuosos con el lento proceso de curación del menisco.

Cuando llega un paciente después de una cirugía de menisco, lo primero que hacemos en ReSport es recopilar toda la información relevante sobre la cirugía, la lesión y la actividad del paciente.

En muchos casos una lesión de menisco viene asociada con una de ligamentos cruzados de la rodilla, por lo tanto, en estos casos tendremos que tener en cuenta todo.

Lo más importante y que marcará más el ritmo de la recuperación será saber si la operación ha sido:

  1. Sutura meniscal: significa que se ha podido salvar parte o todo el tejido dañado cosiéndolo de nuevo al cuerpo del menisco.
  2. Meniscectomía: significa que la parte rota del menisco se ha tenido que extraer porque no era posible coserla.

Fases de recuperación

  • Fase 1 o Fase Aguda:

Esta fase tendrá una duración estimada de entre tres y cuatro semanas después de la cirugía y se trabajará prioritariamente en camilla.

El objetivo principal es reducir el edema post quirúrgico y empezar a movilizar suavemente la rodilla. También se tendrá en cuenta el cuidado de las cicatrices durante las primeras semanas para evitar cualquier tipo de infección.

Esta fase es la que nos marcará la diferencia principal entre trabajar con una rodilla que se ha sometido a una sutura meniscal o a una meniscectomía. No podremos superar los 90º de flexión de rodilla durante las primeras 5 semanas, igual que tampoco podremos dejar que el paciente deambule poniendo peso encima de la extremidad afectada por el mismo tiempo.

  • Fase 2:

Esta fase tendrá una duración estimada de 1 mes después de la primera fase, y se trabajará con el paciente en camilla y en la sala.

Los objetivos principales serán los mismos que en la primera fase, aunque con objetivos finales mayores. Se empezará también el trabajo de fuerza y la deambulación sin ayudas.

  • Fase 3:

Esta fase tendrá una duración de 1 mes más después de la segunda fase, se terminará cuando los fisioterapeutas vean al paciente capacitado para empezar a entrenar con los preparadores físicos. La mayor parte de la sesión se realizará en sala.

El objetivo principal será trabajar la fuerza y la propiocepción, aunque también se trabajará la movilidad para terminar de tener todo el rango completo.

A partir de la fase 3, el paciente pasará a trabajar con los preparadores físicos, y durante el primer mes seguirá realizando controles con los fisioterapeutas.

Además del trabajo que realizaremos en la clínica, el paciente tendrá pautas y trabajos para poder realizar el resto de los días a domicilio durante toda su estancia en la clínica.

Tiempo de recuperación

Hemos de tener en cuenta que la progresión en la rehabilitación será mucho más rápida tras una meniscectomía (8-15 semanas) que tras una reparación del menisco (>6 meses).

Finalmente, debemos tener presente que cada rodilla y cada paciente son diferentes y los tiempos y las fases mencionadas son siempre aproximadas.

¡Si tenéis cualquier duda no olvidéis poneros en contacto con nosotros!

30 junio, 2021
AUTORES

Escrito por Joana Capdevila

Contacto

Trabajamos para lograr que deportistas profesionales o amateur, se reincorporen rápidamente a la práctica deportiva tras una lesión por sobreúso o traumatismo.

Vuelve a disfrutar del deporte, pide información o reserva ya tu cita.




Este sitio está protegido por reCAPTCHA y la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google se aplican.


PIDE TU CITA
Javascript